lunes, 3 de octubre de 2011

Guardianes de la noche




Guardianes de la noche, titulo original, Nochnói dozor, es una novela de fantasía contemporánea, escrita por el fantástico Sergéi Vasílievich Lukiánenko, escritor ruso de fantasía y ciencia ficción, muy reconocido en su país, por novelas, en las que la filosofía en la que el hombre se enfrenta a dilemas morales, está muy presente. Ni que decir tiene, que este hombre, me encanta como escribe, y que sus obras deberían ser consideradas obras maestras, ya que en Rusia, sus novelas son mas leídas, que el señor de los anillos, y eso, es un gran logro.





Guardianes de la noche, es el primer libro de la Tetralogía de guardianes, y solo tres de ellos están editados en España actualmente, sólo falta el último, los titulos de todas las obras son:

Guardianes de la Noche
Guardianes del Día
Guardianes del Crepúsculo
Los Últimos guardianes

Ahora si, vamos con esta fantástica novela, que me dejó sencillamente encantado con las primeras páginas y no pude parar de leer.

“Nosotros, los Otros, servimos a diversas fuerzas, pero en el Crepúsculo no hay distinción entre la ausencia de Tinieblas y la ausencia de Luz. Nuestra lucha puede destruir el mundo. Rubricamos un Gran Pacto de cese de hostilidades. Cada una de las partes vivirá de acuerdo a sus leyes, cada una de las partes tendrá sus derechos. Nosotros, los Otros, creamos la Guardia Nocturna, para que las fuerzas de la Luz vigilen a las fuerzas de las Tinieblas. Nosotros, los Otros, creamos la Guardia Diurna, para que las fuerzas de las Tinieblas vigilen a las fuerzas de la Luz. El tiempo será quién decida por nosotros”

Los otros, son personas en apariencia, normales, que viven como cualquier otra persona, salvo por el hecho, de que pueden usar magia y adentrarse en el crepúsculo, un espacio en tonos grises, que se asemeja con el mundo real. Este crepúsculo tiene varias capas, y para los que leáis el libro, veréis, que es muy parecido a la Umbra de Hombre lobo.
Los otros, se dividen en Tenebrosos, de la guardia Diurna y Luminosos, de la guardia Nocturna.
A parte de dividirse en tenebrosos y luminosos, tambien se dividen en otras clases, como los teriántropos, otros, que son incapaces de usar la magia como cualquier otro mago normal, pero que pueden convertirse en animales, como lobos, tigres, lagartos, aunque el teriántropo solo puede convertirse en un animal, (no os sigue recordando a hombre lobo) como Tigrecito, una otro que sirve en la Guardia nocturna, que es capaz de convertirse en tigre. Los teriántropos, normalmente trabajan en la guardia diurna, ya que casi todos se consideran tenebrosos, pero siempre hay excepciones. También están los Vampiros que no hay mucho que decir, son capaces de usar magia, aunque muy limitada, y siempre son tenebrosos. Y por último están los magos y magas, que son luminosos, y brujas y brujos o magos, que son tenebrosos.

En Guardianes de la noche, nos encontramos, con Antón, un mago luminoso, que esta al cargo de una investigación para encontrar un vampiro que ha quebrantado las normas, y su deber es apresarlo y llevarlo ante la guardia nocturna, para aplicarle el castigo necesario. Pero las cosas no son nunca sencillas y la vida de Antón, dará un vuelco cuando conoce a Svetlana, en un tren, cuando busca al vampiro, una chica sobre la que cae una poderosa maldición que amenaza con destruir toda Moscú. Este será el comienzo de una serie de intrigas entre las diferentes guardias, y ninguna está dispuesta a que la otra consiga sus objetivos.

El libro consta de 511 páginas de absoluta magia, que no seréis capaces de dejar de leer.

Espero que os guste tanto como me ha gustado a mí.

Muchas gracias a todos por haber leído este post.

Rubén



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada